01 agosto 2008

Vacaciones en CAP DE CREUS


Trazo tiza de un ser disecado.
Vivo pero atado a cepo de calima
y caliza lenta que le va adormeciendo.
Hecho piedra a dos palmos de su hogar.
Hocico seco y sin su cueva.

Tu sueño es un puñado de agua
que se pierde por el cuenco de su boca.

El deseo son raíces creciendo entre las pezuñas,

barro y monstruos, los espasmos.



San Llorenç de Muga, Girona.
El viernes 8 de agosto, a las nueve.
Cena y cuadros de José García Ramírez
y alguna que otra copa para el que juntando va letras.


3 comentarios:

Esther dijo...

Precioso poema de sonidos encadenados. Parace una tontería lo que voy a decir, pero resulta difícil expresar lo que uno siente después de leer un poema. Todo se hace pequeño, incluso ridículo. Decir precioso no es suficiente. En fin.

JOSE IVAN SUAREZ dijo...

Vivan los encadenados de centeno, vivan los encadenados de planta de sombra, vivan las cadenas de fonemas atados a la voz, vivan los ripios, no sé si son muy correctos, pero si son muy divertidos escribirlos...

Ángela dijo...

Qué sonoro y qué crujiente! Parece que construyes la roca con la voz, es un poema de leer en voz alta, hay algunos poemas que no deberían ser leídos, sólo escuchados, éste es uno de esos!Sería guay que colgaras un archivo con tu voz! Que ganitas de que llegue septiembre, mejor, de que acabe septiembre, tenemos una cita pendiente en el club Bukowski