18 septiembre 2009

La Fábula de las Abejas en AYVELAR 17

Esta es la portada de la revista de poesía AYVELAR 17, editada en Córdoba y dirigida por el poeta albaceteño Julián Cañizares, autor, entre otros libros, del magnífico poemario "Sustituir Estar" (DVD, 2009). En el interior, esta extraña caja contiene los dibujos de Alicia Gómez Molina y los versos de Luis Alfaro Palacios, Marcos Canteli, Héctor Castilla, Matías Miguel Clemente, Mario Cuenca Sandoval, Óscar Curieses, Mercedes Díaz Villarías, Luis Cauqui, Agustín Fernández Mallo, Concha García, Pablo García Casado, Andrés García Cerdán, Juan García Ródenas, Juan Andrés García Román, Sergio Gaspar, Antonio Luis Ginés, Mario Godens, Carolina Gómez Molina, Mónica Gómez Molina, Juan Gómez Moreno, David González, Ana Julia González "Aswad", Julián González Martos, Rogelio Guedea, Jesús Jiménez Domínguez, Juan Manuel Macías, Joan Magarit, José Manuel Martín Portales, Antonio Méndez Rubio, Vicente Luis Mora, Guillermo Molina Morales, Cristina Morano, Andrés Neuman, Vidal Palazón, Luis Manuel Pérez Boitel, Vanesa Pérez-Sauquillo, Marco Antonio Raya, Jorge Riechmann, Alberto Santamaría, Alfonso Tornero, Pedro Tornero, Julieta Valero y José Iván Suárez. El poema siguiente fue mi aportación, gracias Julián por invitarme a estar entre tanto bueno verso.


LA FÁBULA DE LAS ABEJAS

Las abejas enfermas pierden el zumbido, lo dice la tele.
Los cobardes se quedan sin voz,
mudan con petate hacia la sombra.
Ciudad herida de uva por el verano.
Vino en tu boca y en mi hocico.
Viento de parra y mosto.
Fusta de saliva y sílex.

Las abejas agonizantes detestan la miel, lo dice la radio.
Los vulgares aborrecen la voluntad,
vuelan sin disciplina hacia los tugurios.
Ciudad tragaperras al fondo de la barra.
Birria de vida y roncar muy vasto
hasta parir migrañas y chicle.
Coñac solo y en taza.

Las abuejas muertas no estan en ningún sitio.
Eso lo grita el pregonero
que por la calle va cantando mi suerte.
Una tarde de verano hiperactiva y tibia,
esta tarde de ciudad impertinente
cuando asalto por fin
tu cuello.

3 comentarios:

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Debías estar Iván.

Tu mirada debía estar.

Me alegro tanto.

Carol Bret dijo...

Sigo siendo seguidora de tus versos.

JOSE IVAN SUAREZ dijo...

Gracias... hasta que nos deje el cerebro... seguiremos