31 octubre 2009

ALMUERZO, en El Ladrío, otoño 2009.

Te debo siete gramos de jengibre
tu no me los reclamas,
aún desleída en ti
defiendes con gracia al apio
la zanahoria es un mal verbo
en la cazuela,
el aceite es en mi mesa el aire de tu piel.
Aún te adeudo una pizca de azafrán
diez lágrimas de soja
cuchara de anís y heno
los sarmientos para ascuas

el invento que al fuego matarile.

Pero tú no me achacas ausencias
te apañas con tomates
y una siesta con sexo atrás en la huerta.


Esta es mi colaboración para la revista EL LADRÍO, en su edición de otoño 2009. Esta publicación la edita la Asociación El Coloquio de los Perros, de Montilla, Córdoba. Echarle un ojo o dos, merece la pena.

2 comentarios:

Paulus de Best dijo...

¡Hay que joelse!

Me explico:
Hasta el gorro de tanto narciso, tanto grajo con alas de mariposa, tanto noséqué y tan poquita cosa y por supuesto... Cuando ya he perdido toda esperanza y me pongo a tocarle las webs a mis amigos, topo de lleno con la puerta del infierno... ¡Tenía que haberlo imaginado!

Saludos cordiales y gracias por el refresco.

JOSE IVAN SUAREZ dijo...

Saludos para ti también ... viajante con turbante... al refresco le convida el mismísmo diablo..